fbpx

Podría resumir este articulo diciendo un NO rotundo, pero prefiero extenderme un poco mas.

En nuestra sociedad solemos usar ambos términos como sinónimos, incluso en boca de cocineros mediáticos oímos a diario usar estos términos de forma ambigua.

Sin embargo, en la cocina no siempre cocemos, pero siempre cocinamos.

¿Diferencia entre cocinar y cocer?

Se podría definir que “Cocinar” es someter a un alimento a todas las operaciones que permitan servirlo al comensal: pelar, trocear, batir, congelar… y cocer.

Por otro lado, el termino “Cocer” es el procesamiento de los alimentos por un tratamiento térmico superior a la temperatura ambiente; no obstante, algunos cocineros consideran también que ciertas operaciones como preparar de pescados en frio por inversión en baños ácidos (boquerones en vinagre) o inmersiones en nitrógeno liquido a -196 grados, también como cocciones.

Ferran Adrià, en sus charlas suele distinguir entre la fresa tomada de la planta e ingerida y la fresa bien presentada en un plato; la primera no se ha cocinado pero la segunda si.


Imagen 1: Esquema de operaciones básicas en una cocina

¿Por qué cocemos los alimentos?

Las razones por las cuales cocemos los alimentos a temperaturas superiores al ambiente radican en 3 niveles principales:

  1. A temperaturas superiores a los 70 grados: se desnaturalizan las proteínas (la clara de huevo es un buen ejemplo de ello), se destruyen organismos patógenos mejorando la salubridad del producto.
  2. Temperaturas entre 70 – 150 grados: cambio de texturas por la fundición de grasas, degradación de colágeno y gelatinización de los almidones. Esto ayuda a mejorar la palatabilidad de los alimentos, además de hacer digeribles algunas sustancias contenidas en patatas, trigo y partes duras de los animales.
  3. Temperaturas superiores a 150 grados: se dan reacciones de Maillard y caramelización, ocasionando cambios de color, olor y sabor (patatas fritas, pan tostado…)

En resumen, la cocción aporta mas seguridad alimentaria, facilita la digestión y mejora los aspectos gastronómicos del alimento, sin embargo, también tiene su lado mas “oscuro”, el cual lo tratare en posteriores artículos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú