fbpx

NAC: agente antioxidante y antiinflamatorio

  1. Inicio
  2. Farmacología
  3. NAC: agente antioxidante y antiinflamatorio

Para apreciar todo el potencial de la N-acetilcisteína (NAC) se requiere un reconocimiento del extenso daño creado por las especies reactivas de oxígeno (ROS) y el estrés oxidativo. Estas ROS, también conocidos como radicales libres, son moléculas altamente reactivas sin carga que crean reacciones químicas en el cuerpo. Ya sea superóxido, peróxido de hidrógeno, hidroxilo o especies individuales, estos radicales libres pueden dañar las estructuras celulares y contribuir a muchas enfermedades graves, incluyendo el cáncer y las enfermedades cardíacas, las cuales son las dos principales causas de muerte en Norteamérica.

Proteger el cuerpo de estos dañinos radicales libres se vuelve primordial. NAC ha demostrado propiedades antioxidantes y antiinflamatorias, que pueden ayudar a proteger el cuerpo de los efectos negativos de los radicales libres.

¿Qué es NAC?

El NAC es un antioxidante natural que se encuentra en las verduras del genero Allium, como la cebolla y el ajo. El NAC también es un precursor del aminoácido L-cisteína, así como del glutatión, el antioxidante más importante sintetizado en prácticamente todas las células del cuerpo humano.

Además de la biosíntesis de glutatión y la eliminación de radicales libres, NAC promueve una desintoxicación óptima y tiene un efecto sensibilizante a la insulina, que reduce el riesgo de diabetes tipo 2 y el síndrome metabólico. Además de su potente actividad antioxidante, el NAC es un compuesto antiinflamatorio que ha demostrado reducir ciertas citocinas, el factor de necrosis tumoral alfa, algunas interleucinas y el NF-κB, que son marcadores de inflamación.

Imagen 1: modelo de la actividad antiinflamatoria ejercida por la N-acetilcisteina

Beneficios de NAC

Se ha demostrado que la suplementación con NAC beneficia la salud cerebral y pulmonar, pero sus aplicaciones más allá de eso son extensas y diversas. Cada célula del cuerpo humano es vulnerable al daño potencial de los radicales libres, por lo que tiene sentido que el NAC tenga aplicaciones clínicas muy variadas.

Salud cerebral y mental

Tal vez lo más intrigante es el papel que desempeña el NAC en la regulación de los neurotransmisores, específicamente la dopamina y el glutamato, relacionados con trastornos psiquiátricos como la adicción, el trastorno bipolar, la depresión, el trastorno obsesivo-compulsivo (TOC) y la esquizofrenia.

En un ensayo aleatorizado, doble ciego y controlado con placebo de 2017 de 16 semanas en el que participaron adultos de 18 a 65 años con TOC resistente al tratamiento, el suplemento de NAC proporcionó resultados superiores en comparación con un placebo en la reducción de los síntomas de ansiedad. Un ensayo clínico controlado con placebo de 2020 con niños de 8 a 17 años demostró que un suplemento de NAC también ayudó a mejorar la gravedad de los síntomas del TOC. En ambos estudios, la suplementación con NAC fue segura y bien tolerada.

Además, NAC también puede modular neurotransmisores clave, incluido el glutamato, ayudando a reducir el riesgo de enfermedades neurodegenerativas como la enfermedad de Alzheimer y la enfermedad de Parkinson.

Salud respiratoria

La inflamación y el daño relacionado con la ROS pueden ocurrir en casi todos los órganos del cuerpo, incluidos los pulmones. Se ha demostrado que la NAC protege y nutre el tejido pulmonar en casos de bronquitis crónica, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), fibrosis quística (FQ) y neumonía. Echemos un vistazo más de cerca a cada uno de estos:

  • En el caso de la bronquitis crónica, un metaanálisis de ocho ensayos clínicos doble ciego controlados con placebo diferentes demostró que el NAC tomado por vía oral ayudó a prevenir ataques bronquiales agudos en comparación con el placebo. (3)
  • La activación de ROS y NF-κB juega un papel significativo en la patogénesis de la EPOC, lo que lleva a un empeoramiento de los síntomas y a un posible daño pulmonar a largo plazo. Se ha demostrado que la NAC disminuye las exacerbaciones y hospitalizaciones en personas con EPOC.
  • Al igual que con la EPOC, hay un ROS significativo y un componente inflamatorio con la fibrosis quística (FQ). Un pequeño estudio con 18 pacientes con FQ mostró que las dosis altas de NAC tomadas por vía oral disminuyeron la actividad de la elastasa neutrofilica, que es el predictor más fuerte de mala función pulmonar con la FQ. En este estudio, también se demostró que NAC fue capaz de reducir significativamente los signos de inflamación en esta población de pacientes.
  • El estrés oxidativo y el daño inflamatorio a los pulmones también son un problema con la neumonía. Un ensayo controlado aleatorio con pacientes con neumonía evaluó marcadores inflamatorios clave y encontró que los pacientes que agregaron un suplemento de NAC a su plan de tratamiento convencional experimentaron reducciones significativas en la oxidación y la inflamación.

En todos los estudios mencionados anteriormente, NAC se consideró seguro con pocos eventos adversos notificados.

Beneficios adicionales

El NAC también puede beneficiar al corazón. Una revisión de 2012 encontró que NAC ayudó a prevenir enfermedades cardiovasculares significativas, incluyendo aterosclerosis, insuficiencia cardíaca y cardiopatía isquémica, así como aportar beneficios antes de varias cirugías cardíacas.

Los estudios también han demostrado que el NAC puede mejorar la sensibilidad a la insulina en mujeres con síndrome de ovario poliquístico (SOP), lo que llevó a un aumento de las tasas de ovulación y embarazo.

Además, el NAC se ha utilizado durante mucho tiempo como antídoto contra la intoxicación por paracetamol.

Efectos secundarios de NAC

NAC tiene un historial de seguridad establecido desde hace mucho tiempo y generalmente es bien tolerado. Aunque los efectos secundarios no son comunes, pueden incluir síntomas gastrointestinales, como diarrea, gases y náuseas, y algunas personas pueden experimentar fatiga con dosis más altas (800 mg/m2de superficie corporal/dia).

El uso de NAC puede estar contraindicado para pacientes que están bajo quimioterapia o radiación, ya que puede interferir con la eficacia del tratamiento. Si usted es uno de estos pacientes, lo mejor es consultar con su profesional medico antes de agregar NAC a su régimen de suplementos.

Conclusion final

El daño celular causado por ataques de radicales libres puede conducir a una mala salud y a una eventual enfermedad.

El NAC es un nutriente único que influye en la salud a nivel celular profundo. Al combatir los radicales libres, reducir la inflamación y regular la función del neurotransmisor, el NAC proporciona valiosos beneficios para la salud del cerebro, la desintoxicación, el corazón, los pulmones y otras funciones dentro del cuerpo humano. NAC está disponible como un suplemento independiente o como un ingrediente importante en muchas formulaciones de suplementos.

Bibliografia

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú