fbpx

REMEDIOS NATURALES PARA EL SÍNDROME DE INTESTINO IRRITABLE (SII)

  1. Inicio
  2. Farmacología
  3. REMEDIOS NATURALES PARA EL SÍNDROME DE INTESTINO IRRITABLE (SII)

El Colegio Americano de Gastroenterólogos estima que entre el 10 y el 15% de la población adulta en los Estados Unidos sufre de síntomas del síndrome del intestino irritable (SII) y sin embargo, solo la mitad de esas personas son diagnosticadas con el trastorno. Eso significa que muchas personas están sufriendo en silencio con su enfermedad no tratada. Los síntomas gastrointestinales del SII pueden alterar significativamente la calidad de vida de un individuo e incluir hábitos intestinales alterados como estreñimiento, diarrea, dolor abdominal recurrente, hinchazón y distensión.

¿Qué es el síndrome del intestino irritable?

El SII es un trastorno gastrointestinal multifactorial crónico caracterizado por alteración de la microbiota intestinal, dismotilidad (es decir, los músculos del tracto gastrointestinal no funcionan correctamente), inflamación e hipersensibilidad visceral (es decir, malestar abdominal). Aproximadamente del 40 al 60% de los pacientes también experimentan trastornos psicológicos concomitantes como depresión y ansiedad.

Imagen 1: mecanismos fisiopatológicos del Síndrome de Intestino Irritable

El SII se considera un trastorno gastrointestinal funcional anormal que no se puede atribuir a otras enfermedades gastrointestinales comunes, como una úlcera péptica o un cáncer gástrico.

El SII no debe confundirse con la enfermedad inflamatoria intestinal (EII), que es una afección autoinmune que causa inflamación del sistema gastrointestinal.

Cuando se trata de los remedios naturales para el SII, eliminar o reducir los síntomas del SII es clave.

Remedios naturales para el SII

Desde un punto de vista convencional, el tratamiento del SII se centra en el manejo de los síntomas utilizando una variedad de fármacos, incluyendo antidepresivos, antidiarreicos, antiinflamatorios, antiespasmódicos, agonistas de los receptores de opioides mu, polietilenglicol y agentes prosecretores y serotoninérgicos.

Los remedios naturales para el SII generalmente incluyen una combinación de recomendaciones de dieta, estilo de vida y suplementos dietéticos. Este enfoque integrador puede ayudar a reducir o eliminar los síntomas al tiempo que mejora la calidad de vida general.

Intervenciones dietéticas

A continuación se presentan algunas estadísticas que ilustran la conexión entre la dieta y su papel significativo en el desarrollo del SII:

  • Más del 60% de los pacientes con SII reportan un inicio o empeoramiento de los síntomas después de una comida.
  • El 93 % de los pacientes con SII reportan síntomas dentro de las tres horas próximas a la comida y el 28% reportan síntomas en apenas 15 minutos tras la comida.
  • El 84% de los pacientes con SII reportan síntomas relacionados con la comida asociados con al menos un alimento.

Abordar alergias, sensibilidades o intolerancias alimentarias es una estrategia dietética clave con el SII. Estos problemas pueden variar entre los pacientes con SII, con una variedad de diferentes alimentos ofensivos, que comúnmente incluyen lácteos, alimentos fritos/grasos, alimentos que contienen gluten, alimentos ricos en aminas (por ejemplo, queso, algunos pescados, vino y cerveza) y carbohidratos absorbidos incompletamente (por ejemplo, alimentos FODMAP o ciertos almidones resistentes). Por esta razón, el asesoramiento dietético específico para ciertas categorías de alimentos debe de estar altamente individualizado para estos pacientes.

Eliminar los alimentos ofensivos ayudará a controlar los síntomas y ralentizar la progresión de la enfermedad. Una dieta de eliminación puede incluir centrarse en un solo culpable común, como la lactosa, o embarcarse en un protocolo de eliminación más amplio, como la dieta baja en FODMAP.

Consideraciones sobre el estilo de vida

Cuando se trata del desarrollo del SII y la gravedad de los síntomas, el estrés es uno de los mayores factores de estilo de vida. El SII es un trastorno sensible al estrés, ya que el estrés psicológico influye en el eje intestino-cerebro al alterar las vías neuroendocrinas-inmunes, lo que conduce a brotes sintomáticos y a un empeoramiento de la condición.

El estrés también está relacionado con el inicio original del SII. Un estudio de 2018 con encuestas de 561 estudiantes de medicina encontró que aquellos con sobrecarga académica y una percepción de falta de tiempo tenían un riesgo significativamente mayor de desarrollar SII en comparación con los estudiantes que no estaban sobrecargados.

Como resultado del claro vínculo entre el estrés y el SII, proporcionar a los pacientes herramientas de manejo del estrés, como meditación, respiración profunda y diario, debe incluirse en su protocolo de tratamiento del SII.

Más allá del control del estrés, el ejercicio y el sueño juegan un papel importante en el manejo de los síntomas del SII. Por ejemplo, las personas que son físicamente activas tienen muchos menos síntomas que las personas sedentarias. Las personas con SII también tienen una tendencia a sufrir trastornos del sueño, que han demostrado empeorar los síntomas.

Suplementos dietéticos para el SII

Los suplementos dietéticos también pueden desempeñar un papel importante cuando se trata de remedios naturales para el SII. El objetivo con los suplementos dietéticos en el SII es doble: corregir o prevenir posibles deficiencias de nutrientes y reducir o eliminar los síntomas.

Prevención de deficiencias de nutrientes

Algunas dietas restrictivas pueden conducir a deficiencias nutricionales que deben abordarse proactivamente. Por ejemplo:

  • Unadieta libre de gluten puede resultar en posibles deficiencias de calcio, folato, hierro, magnesio, selenio y zinc
  • Una dieta baja en FODMAP también puede conducir a una deficiencia de calcio.
  • Una dieta libre de lácteos puede conducir a una deficiencia de calcio.

Los pacientes con SII, en general, también tienen una alta prevalencia de deficiencias de vitamina D, vitamina B6 y zinc independientemente del tipo de dieta que estén siguiendo.

Manejo de los síntomas

Desde el punto de vista del manejo de los síntomas, la medicina herbal más ampliamente estudiada para el SII es el aceite de menta en capsulas con cubierta entérica. Varios ensayos aleatorios, doble ciego, controlados con placebo muestran que el aceite de menta reduce significativamente la gravedad, el dolor y la duración de los síntomas del SII en comparación con un placebo.

Otro estudio examinó los efectos de Iberogast, un producto alemán que contiene varios extractos de hierbas diferentes, incluyendo hojas de menta, raíz de angélica, manzanilla, alcaravea y cardo mariano. Si bien se ha estudiado ampliamente para tratar la indigestión funcional y la acidez estomacal, un ensayo multicéntrico, aleatorizado, controlado con placebo, doble ciego mostró que también redujo las puntuaciones totales de dolor abdominal y las puntuaciones generales de los síntomas del SII mejor que un placebo.

La investigación preliminar también muestra que la hoja de alcachofa puede ayudar a reducir los síntomas del SII. Un ensayo clínico también demostró que la hierba tibetana Padma Lax era eficaz específicamente para el dolor relacionado con el estreñimiento del SII.

Los probióticos también pueden ayudar con los síntomas del SII, aunque la dosis y las cepas aún deben confirmarse. Una revisión de 2010 describió una investigación que demuestra que cierta variedad de cepas pueden ayudar a mejorar muchos síntomas del SII, incluyendo dolor abdominal, hinchazón y calambres.

Mientras que las fibras solubles de cadena corta altamente fermentables pueden exacerbar los síntomas del SII, las fibras viscosas de cadena larga como el psyllium pueden ayudar con los síntomas del SII. Una revisión de 2017 señala que las fibras solubles moderadamente fermentables, especialmente el psyllium, trabajan en el tracto gastrointestinal para aliviar varios síntomas del SII a través de varios mecanismos.

Conclusion

El SII es una afección dolorosa común que puede afectar significativa y negativamente la calidad de vida de una persona. Afortunadamente, hay remedios naturales eficaces para el SII que incluyen orientación dietética, manejo del estrés y suplementos dietéticos específicos.

Bibliografia

  • American College of Gastroenterology. (n.d.). Irritable Bowel Syndrome. https://gi.org/topics/irritable-bowel-syndrome/
  • Aragon, G., Graham, D. B., Borum, M., & Doman, D. B. (2010). Probiotic therapy for irritable bowel syndrome. Gastroenterology & hepatology, 6(1), 39–44.
  • Cuomo, R., Andreozzi, P., Zito, F. P., Passananti, V., De Carlo, G., & Sarnelli, G. (2014). Irritable bowel syndrome and food interaction. World journal of gastroenterology, 20(27), 8837–8845.
  • El-Salhy, M., Ystad, S. O., Mazzawi, T., & Gundersen, D. (2017). Dietary fiber in irritable bowel syndrome (Review). International journal of molecular medicine, 40(3), 607–613.
  • Ford, A. C., Moayyedi, P., Chey, W. D., Harris, L. A., Lacy, B. E., Saito, Y. A., & Quigley, E. M. (2018). American College of Gastroenterology monograph on management of irritable bowel syndrome. The American Journal of Gastroenterology, supplement.
  • Grundmann, O., & Yoon, S. L. (2014). Complementary and alternative medicines in irritable bowel syndrome: an integrative view. World journal of gastroenterology, 20(2), 346–362.
  • Hujoel, I. A. (2019). Nutritional deficiencies in irritable bowel syndrome: a North American population-based study. The American Journal of Gastroenterology, 114, S274.
  • Khayyat, Y., & Attar, S. (2015). Vitamin D Deficiency in Patients with Irritable Bowel Syndrome: Does it Exist?. Oman medical journal, 30(2), 115–118.
  • Ligaarden, S. C., & Farup, P. G. (2011). Low intake of vitamin B6 is associated with irritable bowel syndrome symptoms. Nutrition Research, 31(5), 356-61.
  • Madisch, A., Holtmann, G., Plein, K, & Hotz, J. (2004). Treatment of irritable bowel syndrome with herbal preparations: results of a double-blind, randomized, placebo-controlled, multi-centre trial. Aliment Pharmacol Ther, 19(3), 271-9.
  • Mansueto, P., D’Alcamo, A., Seidita, A., & Carroccio, A. (2015). Food allergy in irritable bowel syndrome: The case of non-celiac wheat sensitivity. World journal of gastroenterology, 21(23), 7089–7109.
  • Mearin, F., & Malfertheiner, P. (2017). Functional Gastrointestinal Disorders: Complex Treatments for Complex Pathophysiological Mechanisms. Digestive diseases (Basel, Switzerland), 35 Suppl 1(1), 1–4.
  • Pozos-Radillo, E., Preciado-Serrano, L., Plascencia-Campos, A., Morales-Fernández, A., & Valdez-López, R. (2018). Predictive study of academic stress with the irritable bowel syndrome in medicine students at a public university in Mexico. The Libyan journal of medicine, 13(1), 1479599.
  • Qin, H. Y., Cheng, C. W., Tang, X. D., & Bian, Z. X. (2014). Impact of psychological stress on irritable bowel syndrome. World journal of gastroenterology, 20(39), 14126–14131.
  • Rej, A., Aziz, I., Tornblom, H., Sanders, D. S., & Simren, M. (2019). The role of diet in irritable bowel syndrome: implications for dietary advice. Journal of Internal Medicine, 286(5), 490-502.
  • Sadeghian, M., Sadeghi, O., Hassanzadeh Keshteli, A., Daghaghzadeh, H., Esmaillzadeh, A., & Adibi, P. (2018). Physical activity in relation to irritable bowel syndrome among Iranian adults. PloS one, 13(10), e0205806.
  • Sallon, S., Ben-Arye, E., Davidson, R., Shapiro, H., Ginsberg, G., & Ligumsky, M. (2002). A novel treatment for constipation-predominant irritable bowel syndrome using Padma Lax, a Tibetan herbal formula. Digestion, 65(3), 161-71.
  • Wang, B., Duan, R., & Duan, L. (2018). Prevalence of sleep disorder in irritable bowel syndrome: A systematic review with meta-analysis. Saudi journal of gastroenterology : official journal of the Saudi Gastroenterology Association, 24(3), 141–150.
  • Weaver, K. R., Melkus, G. D., & Henderson, W. A. (2017). Irritable Bowel Syndrome. The American journal of nursing, 117(6), 48–55.
  • Werlang, M. E., Palmer, W. C., & Lacy, B. E. (2019). Irritable Bowel Syndrome and Dietary Interventions. Gastroenterology & hepatology, 15(1), 16–26.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.
Necesita estar de acuerdo con los términos para continuar

Menú